Roedores: Prevención y tratamiento

Roedores: Prevención y tratamiento

Existen distintos tipos de roedores, los más comunes en el GBA son la rata de noruega,  la rata de tejado o tirantes y la laucha común, los cuales tienen hábitos y conductas distintas entre sí. Asimismo, dentro de las mismas especies, presentan importantes adaptaciones a los diferentes ambientes donde se desarrollan o habitan. Los hábitos y conductas de estos roedores se encuentran asociados al comportamiento humano, de modo que el trabajo de los especialistas se debe enfocar en interpretar estas asociaciones especiales y utilizarlas como elementos de diagnostico.

De este modo, se deben implementar acciones tendientes al Manejo Integrado de Plagas (MIP), basándose en 3 pilares fundamentales para el control efectivo de las plagas:
- Capacitación y entrenamiento profesional continúo: Para poder descifrar el funcionamiento de estas y otras especies, es necesario contar con buenas herramientas que nos permitan hacer un buen diagnostico (especie por especio, hábitos y conductas de las mismas), relación estrecha entre las plagas y el hombre, su comportamiento, ambiente en que se desarrollan, entre otras.  Sabemos que el ambiente puede ser modificado por el hombre, por lo tanto no hay manera de desarticular o entender la problemática de cada parte por separado.
- Diagnostico previo: El mismo debe ser certero, analizando el origen del problema y los puntos críticos de ese ambiente y la plaga.  Se debe realizar un mapeo del escenario que posibilite visualizar los puntos críticos de desarrollo de la plaga. Cada casa, departamento, escuela, hotel, hospital. etc, son  ambientes únicos que a su vez tendrán matices. El triangulo como factor de desarrollo puede ser el mismo, pero el diagnostico puede ser muy distinto. Si el diagnostico es distinto, entonces se deberían implementar estrategias diferentes.  Existe una correlación entre la estrategia y el diagnostico que debe ser entendida y atendida.
- El Profesionalismo: El desarrollo de un comportamiento profesional requiere tiempo, acompañamiento de otros profesionales y una actitud de mejora continua, respeto por el cliente y el medio ambiente,

Abordando la problemática de la plaga
Ante la presencia de roedores, lo primero que debe hacer el profesional es establecer un dialogo fluido con el cliente, atendiendo a los detalles y particularidades que éste nos pueda informar.  A partir de allí comienza la etapa de inspección en la búsqueda de indicios de la plaga, lugares de ingreso, desplazamiento, anidamiento, alimento y aquellos factores que son los condicionantes de la presencia de roedores.  Un buen diagnostico se constituye en la base un buen programa de MIP.  De esta manera el especialista se debe enfocar en los siguientes puntos:
- El comportamiento humano relacionado con el ambiente y la plaga
- El conocimiento del lugar que puede aportar el cliente
- La inspección cuidadosa del lugar/ambiente colonizado por la plaga

Esto nos ayudará a elaborar un buen diagnostico para poder elaborar estrategias adecuadas que definirán el MIP más apropiado.


(*) Fuente:   La Casa del Fumigador


Dejar comentario o consulta en "Roedores: Prevención y tratamiento"


© Copyright 1980 - 2019 Salud Ambiental S.A.. Sitio web desarrollado con tecnología de EasySitios© 6.09.2 por Nubix.com.ar